Neuromarketing: usa el cerebro (del consumidor) para cerrar más ventas
18219
post-template-default,single,single-post,postid-18219,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,qode-content-sidebar-responsive,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

Neuromarketing: usa el cerebro (del consumidor) para cerrar ventas

En 2002, el investigador de mercados holandés Ale Smidts, ganador del Premio Nobel de Economía ese mismo año, acuñó el términoneuromarketing. Desde entonces, es uno de los pilares en que nos apoyamos los marketeros para diseñar y ejecutar estrategias más exitosas. Y es que el neuromarketing juega un papel destacado en el comercio tradicional pero también en el comercio electrónico. Te contamos por qué y te damos algunas claves para que empieces ya a beneficiarte de ello.

Pero, ¿qué es el neuromarketing?

El neuromarketing hace referencia a la aplicación de las técnicas de la neurociencia al marketing. Te has quedado igual, ¿verdad? Profundicemos un poco más. De un lado tenemos el cerebro del consumidor, que reacciona de forma subconsciente a una serie de estímulos que, si se potencian correctamente, favorecen que acabe comprando un producto o contratando un servicio. Del otro lado tenemos el neuromarketing, la disciplina que analiza cómo se comparta el cerebro del consumidor durante el proceso de compra para optimizar la estrategia de marketing y alcanzar el objetivo final: que se produzca la venta.

Marketing emocional VS neuromarketing

Cuando en nuestro blog os hablamos sobre tendencias en Redes Sociales en 2021, hicimos referencia a la empatía y la nostalgia, dos de las emociones de las que no debes olvidarte para que tu estrategia de marketing digital sea un éxito este año. Y es que el componente emocional, como ya hemos dicho, juega un papel destacado en cualquier decisión de compra. Más aún en el contexto actual, con las emociones, de todo tipo, más a flor de piel que nunca. De eso se ocupa el marketing emocional: de tratar de crear una especie de vínculo afectivo entre una marca y los consumidores, tanto con los que ya son clientes como  con los que podrían llegar a serlo.

En publicidad, el marketing emocional está estrechamente ligado al storytelling: contar una historia, con sus personajes y su trama, para generar una conexión emocional entre nuestro producto o servicio y nuestros potenciales clientes. No hay más que echar un vistazo a las campañas de Navidad de grandes marcas, son un fantástico ejemplo de storytelling. No mientas: seguro que a ti también te tocan la patata.

Podría decirse, por tanto, que el marketing emocional (que funciona muy bien en el contexto digital porque favorece la interacción) es una de las patas del neuromarketing. Su principal baza es que humaniza tu marca.

El neuromarketing, en realidad, está en todas partes

Seguro que te ha pasado más de una vez: al entrar en una tienda, te ha llamado la atención el olor. O  la disposición del mobiliario, la posición de los productos. Incluso puede que el color de las paredes o la iluminación. ¡Hasta la música! Aunque no lo creas, todo está pensado. Existen tres tipos de neuromarketing:

      • visual: ¿qué percibimos a través de nuestros ojos? Te ponemos un ejemplo muy sencillo: resulta más atractivo que el precio de un producto sea 9,99 € que si es 10 €. Ese céntimo de diferencia no es tan insignificante para nuestro cerebro como podríamos creer… Así que, ya sabes: evita redondear.
      • auditivo: lo que nos entra por un oído y, antes de salir por el otro, resuena en nuestro cerebro. La música ambiente en una tienda de decoración es mucho más relajante que la que encontraremos en una tienda de moda joven. En el primer caso, querremos que nos invite a relajarnos; en el segundo, que se nos vayan los pies siguiendo el ritmo.
      • kinestésico: se basa en aquello que nos llega a través del tacto, el gusto o el olfato. ¿Te has parado a pensar por qué, en la mayoría de los supermercados, lo primero que nos encontramos al entrar es la sección de panadería con su envolvente olor a pan recién hecho? Es un olor muy característico con un potencial innegable para abrirnos el apetito… y para que acabemos comprando más productos de los que teníamos en la lista al entrar.

 

Cómo aplicar el neuromarketing al comercio electrónico

Uno de los objetivos del neuromarketing es mejorar la experiencia de compra, así que, sin duda, podemos aplicarlo en el comercio electrónico. A continuación te dejamos algunas recomendaciones para sacarle partido en tu estrategia de comunicación digital:

        • copywriting. En tus textos, incluye palabras mágicas como gratis, exclusivo, oferta, descuento, oportunidad, ahora, nuevo, garantizado… Y, por supuesto: tú. Cuando hablamos de neuromarketing, las imágenes son importantes, sí, pero nunca subestimes el poder de la palabra.
        • colores y tipografías. Piensa en los colores que mejor combinen con el mensaje que quieres transmitir: blanco = limpieza, naranja = optimismo, azul = frescura, verde = juventud, rosa = dulzura… En cuanto a las tipografías, apuesta siempre por las más limpias y legibles, pues hacen que se retenga mejor la información.
        • aprovecha el packaging. El neuromarketing kinestésico también es posible cuando hablamos de comercio electrónico, sobre todo, a través del packaging. No se trata solo de que el envoltorio sea atractivo (aunque una presentación bonita nunca falla), sino de que lo sea el contenido, más allá del producto que hayamos comprado. Todo suma: desde abrir un paquete y que el interior desprenda un olor característico que ya siempre se asociará a esa marca hasta encontrar caramelos entre los productos.
        • si es posible, envía muestras de otros productos en tus paquetes. No los selecciones a la ligera ni (solo) en función de tus propios intereses: dedica unos minutos a analizar el pedido y responde con muestras de otros que realmente vayan a interesarle a tu cliente. Eso le hará sentirse querido.
        • vende productos en pack u ofrece promociones. Por ejemplo, cuando en AcciónLab rediseñamos la web de Cuatro Rayas, en la tienda online dimos especial protagonismo a las promociones, que se van cambiando periódicamente. Ah, y no te olvides de incluir en la ficha de cada producto una relación de productos relacionados para dar visibilidad a otros. También puedes incluir un apartado con los productos más vendidos.
        • ofrece diferentes opciones de pago. Todas las facilidades son pocas para que tu cliente se sienta cómodo.
        • comparte testimonios de clientes satisfechos, porque no encontrarás prescriptor mejor. Como consumidores, nos tomamos como voces con autoridad las de nuestros iguales, porque entendemos que cualquier marca va a echarse flores cada vez que tenga ocasión. Que lo hagan otros es un filón que no debes permitirse desaprovechar.
        • utiliza tu newsletter para ofrecer descuentos exclusivos. Así, fomentarás que más personas se suscriban y tendrás otro canal de comunicación a través del cual fidelizar clientes.

 

¿Quieres darle un impulso a tu tienda online? En AcciónLab nos exprimiremos el cerebro para trazar la estrategia de comunicación digital que hará que tus clientes potenciales no puedan sacarte de sus cabezas. ¡Pídenos presupuesto sin compromiso!

accionlab_call_to_action_neuromarketing_ecommerce